miércoles, 19 de diciembre de 2012

TIEMPO DE NAVIDAD

El tiempo de Navidad abarca desde el 25 de Diciembre, fiesta del nacimiento del Salvador, hasta el 2 de Febrero, fiesta de la Purificación. Es el tiempo que la Iglesia dedica a contemplar, profundizar y celebrar con gozo el Misterio de la Encarnación y nacimiento del Señor en Belén; de su infancia y vida oculta en Nazareth; y las primeras y solemnes manifestaciones a los hombres.
Durante el tiempo de Adviento los cristianos se preparan para recibir a Cristo, "luz del mundo" (Jn 8, 12), recordamos que Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros y celebramos la presencia renovadora de Cristo que viene a salvar al mundo.


 

Los Orígenes de la Navidad


Las tradiciones y costumbres son una manera de hacer presente lo que ocurrió o lo que se acostumbraba hacer en tiempos pasados. Son los hechos u obras que se transmiten de una generación a otra de forma oral o escrita.   
Hay referencias históricas de que en la Edad Media había grandes libertades en los templos. Por tanto, es muy probable que los Papas eligieran el 25 de Diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús con el fin de que los fieles cristianos se apartaran de las celebraciones paganas del solsticio de invierno.
La Navidad venía así a ocupar el lugar las Saturnalias que se celebraban en tiempos de Domiciano entre el 17 y 23 de Diciembre y otras propias del invierno en Roma. Reinando Constantino el Grande, la iglesia propuso que el 25 de Diciembre se celebrara el nacimiento del Salvador por su coincidencia con la celebración romana del Sol Invictus.
En todo caso, en el año 345 d.c. el día 25 era fiesta de Navidad en Occidente. En Oriente, sin embargo, la celebran el 6 de Enero, pero la influencia de San Juan Crisóstomo, padre de la Iglesia de Oriente y patriarca de Alejandría, y de San Gregorio Nacianzeno, el teólogo, amigo de San Basilio, consiguió que adoptaran el 25 de Diciembre.

Los pesebres, belenes o nacimientos


El belén o nacimiento es la representación del nacimiento de Jesús en Belén por medio de figuras. Es uno de los escenarios más tempranos y habituales del arte cristiano, pues aparece ya en el siglo IV en la catacumba de San Sebastián de Roma. Hasta la Baja Edad Media persistió la variante de origen bizantino de la virgen acostada, acompañada por dos comadronas. Después, a partir del siglo XIV, la virgen está de rodillas y sin comadronas, pues se impone la idea del parto sin dolor.
En el año 1223 San Francisco de Asís dio origen a los pesebres o nacimientos que actualmente conocemos, popularizando entre los laicos una costumbre que hasta ese momento era del clero, haciéndola extra-litúrgica y popular. Después, Santa Clara la difundió por los conventos franciscanos de Italia y posteriormente la propia difusión de la orden contribuyó a la extensión del pesebre representado por seres vivos o figuras.
La presencia del buey y del burro se debe a una errónea interpretación de Isaías 1, 3 y de Habacuc 3, 2 (versión "Itala"), aunque aparecen en el magnífico "Pesebre" del siglo cuarto, descubierto en las catacumbas de San Sebastián en el año 1877.

Los Reyes Magos


El 6 de Enero, en Oriente sólo se celebraba la Epifanía o Teofanía, es decir, las manifestaciones de Cristo (nacimiento, adoración de los Reyes Magos, bautismo).
En Occidente únicamente era la fiesta el nacimiento, el 25 de Diciembre. Con los años, Occidente adoptó la Epifanía y Oriente la Navidad.
Según la tradición popular, tres magos, reyes de Oriente, tal vez de Arabia, fueron a llevarle regalos a Jesús, recién nacido en Belén. Sus reliquias fueron descubiertas por Santa Elena y se veneran actualmente en la catedral de Colonia, a cuyo obispo se las regaló el emperador en el año 1164.
En España existe la costumbre de obsequiar a los niños con juguetes en memoria de los dones oro, incienso y mirra (Mt 2, 11) ofrecido por los Reyes a Jesús. En realidad, la fijación de la fecha de la Epifanía el 6 de enero se debe muy probablemente a cálculos relacionados con extrañas consideraciones sobre el solsticio de invierno y las fases de la Luna.
La determinación del número de Reyes Magos, sólo tres, y de su procedencia se fue perfilando en la Alta Edad media. El rey negro aparece en el siglo XV.
En realidad, existen tres fechas en la tradición cristiana en las que se entregan regalos a los niños.
En los países mediterráneos, como Italia y España, se hace el 6 de Enero con los Reyes Magos en España y con la bruja Befana en Italia, que entra sobre su escoba por la chimenea de las casas. Sólo hace regalos a los niños que se han portado bien, además en España se sacaban los zapatos o las botas al balcón para que los Reyes dejaran allí sus regalos. En Bélgica, Holanda y Francia lo celebran el 6 de Diciembre, día de San Nicolás, quién en Bélgica camina en un Burro. Y en el resto de los países occidentales son Santa Claus o Papá Noel quienes los reparten, pero el día 24 de Diciembre. Además, en el Norte europeo los niños cuentan con los gnomos.
En el mundo oriental es San Basilio el encargado de traer los regalos el día 1 de Enero.


Los villancicos


Los primeros villancicos que se conocen fueron compuestos por los evangelizadores en el siglo V con la finalidad de llevar la Buena Nueva a los aldeanos y campesinos que no sabían leer. Sus letras hablaban en lenguaje popular sobre el misterio de la encarnación y estaban inspirados en la liturgia de la Navidad. Se llamaban "villanus" al aldeano y con el tiempo el nombre cambió a "villancicos". Éstos hablan en un tono sensible e ingenioso de los sentimientos de la Virgen María y de los pastores ante el Nacimiento de Cristo. En el siglo XIII se extienden por todo el mundo junto con los nacimientos de San Francisco de Asís.








No hay comentarios:

Publicar un comentario